Las almas de menor cuantía de Enrique Lihn.

Click on the image

Las almas de menor cuantía, condenadas a la inferioridad material

y a su evaporación ulterior,

por alguna razón viven en la estrechez:

Plantas perecederas de una sola estación, ellas reciben de la tierra lo

estrictamente necesario.

Pero la opulencia de por sí no garantiza la perfección de la materia,

sinónimo sencillamente de la elevación del espíritu;

a la aristocracia del espíritu, esa categoría última, no la afectan

las diferencias de clases,

en lo que se refiere a sus enojosos detalles,

por lo menos.

A mí que me arrojen el guante todos los tontitos de las mejores

familias,

y admito la imputación de irrealidad fabulada en mi contra por

los resentidos sociales.

1978

1978
Click in the image

Primera edición Enero 1978. 600 ejemplares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s